jueves, 6 de octubre de 2011

La Historia del Ratoncito Pérez / Hada de los Dientes

A los peques de la casa la caída de los primeros dientes les hace muchísima ilusión. Es que muchísimas familias aún conservan la tradición que le dice al niño que ponga el diente debajo de la almohada cuando se vaya a dormir. Mientras el niño duerme, el Ratoncito Pérez se llevará el diente y en su lugar dejará un regalo.
En realidad, esa tradición existe para calmar el posible dolor y el trauma que puede suponer la caída de un diente para algún niño. No sabemos qué sentido tiene el hecho de que un ratón se lleve los dientes de los niños. Sería fácil explicar a los niños que el ratón es coleccionista de dientes de niños, pero no sabemos cómo caería la explicación entre los mayores. Tampoco sabemos por qué se llama Pérez (tal vez sea una tradición sólo española). De todas formas el niño no se hace estas preguntas y menos aun si el ratoncito Pérez es generoso con él. Para la siguiente ocasión en que se le caiga otro diente el trauma será mucho menor, que es de lo se trata
Hace muchos muchos años, seguramente por el año 1.894, el jesuita Padre Coloma recibió una petición de la reina Maria Cristina (en la historia, Mari Castaña) de escribir un cuento para el futuro rey Alfonso XIII (sería el rey Bubi, que así era como le llamaba cariñosamente la reina) ya que tenía 8 años y se le había caido su primer diente de leche.
Este ratón que “…era muy pequeño, con sombrero de paja, lentes de oro, zapatos de liento y una cartera roja, colocada a la espalda… vivía con su familia dentro de una caja de galletas…” en el almacen de la, entonces, muy conocida Confitería Prast, en el número ocho de la Calle Arenal, muy cerca de la Plaza Mayor de Madrid.

2260545668 a5b5404ec5 m ¿Conoceis la casa del Ratoncito Pérez en Madrid? ¿Quereis conocer su verdadera Historia?2260545688 73fcbed515 m ¿Conoceis la casa del Ratoncito Pérez en Madrid? ¿Quereis conocer su verdadera Historia?

El 5 de Enero de 2003, el ayuntamiento de Madrid instaló una placa conmemorativa, en el mismo lugar donde dice el cuento que el Ratón Pérez vivía; en el interior de la finca está la estatua del Ratoncito Pérez
Hoy en día todos los niños españoles y latinoamericanos lo conocen muy bien y saben que si se les cae un diente, mientras duermen, vendrá el Ratoncito Pérez y se lo cambiará por un regalo.
Me encanta esta tradición, lo que podría ser un trauma para los niños ver como su boca se transforma y los dientes se caen, se convierte en un motivo para ilusionarse con todas sus fuerzas. Viva el Ratoncito Pérez!!
Si quereis saber todo tipo de cosas sobre el ratoncito, sobre el orden de la caida de los dientes, sobre la limpieza, …os dejo este enlace http://www.ratoncitoperez.com/.

En internet tambien hay webs donde venden las monedas de plata, como ésta.

2259840511 fe8839240a o ¿Conoceis la casa del Ratoncito Pérez en Madrid? ¿Quereis conocer su verdadera Historia?
 
 
El Hada De Los Dientes


El hada de los dientes es un personaje mitológico del folklore de muchos pueblos, que realiza obsequios a los niños cuando éstos pierden su dentadura de leche.
Tales inventos pueden provocar significativos disgustos entre los infantes cuando, al crecer, se enteran que estos simpáticos seres jamás existieron. Algunos suelen sentirse traicionados por su inocente credibilidad, mientras otros niños se enorgullecen por haber desenmascarado ellos mismos la verdad.
Muchas familias contribuyen a la creación de estos mitos, cuya tradición se extiende en varias civilizaciones occidentales. Por ejemplo, en los países hispano-parlantes, en vez de hadas encontramos al “ratoncito Pérez”. Este pequeño animal, de apellido bastante común, es llamado también “el ratón de los dientes.
En Italia existe un “duende dental” llamado Fatina que también caza ratones (conocido como Topino). En Francia, a este personaje se lo llama La Petite Souris (el pequeño ratón).

En Irlanda también existe un duende dental, aunque de tradición más reciente. Y en Lowland, Escocia, encontramos una costumbre parecida a la del ratón o de las hadas: se trata de una rata blanca que compra los dientes de los niños con pequeñas monedas.

Las tradiciones dentales de diferentes países han sido recopiladas y publicadas en el excelente libro para chicos: “Arroja tu diente al techo: tradiciones dentales del mundo”, escrito por Selby Beeler e ilustrado por G. Brian Karas en el año 1998.

Los rituales de las “hadas dentales” incluyen típicamente 1) que el niño que ha perdido un diente lo coloque debajo de la almohada y 2) que el niño, a la mañana siguiente, encuentre una moneda o un pequeño billete en el lugar donde había colocado su diente la noche anterior.

Una variante menos difundida indica que el chico puede colocar su diente dentro de un vaso de vidrio, situado junto a su cama. Por la mañana, dentro del recipiente hallará la ansiada moneda. Esta opción resulta más sencilla, dado que para los padres será siempre más fácil sacar el diente de un vaso y colocar allí la moneda que buscar debajo de la almohada, corriendo el riesgo de que el hijo se despierte.
La utilidad del “hada de los dientes” es ofrecer una pequeña recompensa a los niños que pierdan dientes porque este hecho natural podría resultar traumático o preocupante para ellos. Es una manera de “atenuar” los efectos del cambio corporal.
Las tradiciones dentales de diferentes países han sido recopiladas y publicadas en el excelente libro para chicos: “Arroja tu diente al techo: tradiciones dentales del mundo”, escrito por Selby Beeler e ilustrado por G. Brian Karas en el año 1998.
Los rituales de las “hadas dentales” incluyen típicamente 1) que el niño que ha perdido un diente lo coloque debajo de la almohada y 2) que el niño, a la mañana siguiente, encuentre una moneda o un pequeño billete en el lugar donde había colocado su diente la noche anterior.
En próximas entradas podréis comprobar algunas maravillas para incentivarles a creer en el Ratoncito Pérez y el Hada de los Dientes. Espero os sirva de mucho esta entrada y disfrutéis .
 
 
                            
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada