domingo, 18 de noviembre de 2012

Proyecto El Circo

Desde hace tiempo en el blog contáis con una sección de proyectos y a raiz de un curso que hice en mi bosque encantado se que son super fundamentales en la educación , por eso queria retomar el camino de los proyectos y para eso que os parece si empezamos con nuestro Amigo  " El Circo".

 http://blog.educastur.es/eeiinfantaleonor/files/2010/03/proyecto-circo.pdf   hay tenéis un proyecto super elabaorado de donde podréis sacar justificación o basaros en él a la hora de llevarlo a cabo.






 


















 










 








 



 



 

 




 


 








 







 


 


 


 


 


 



 




 


 


 

 

 


 



 


 




 



 


 


 





 











 



 


 



 



 


 




 



 



 



 




 


 



 




 



 






 
 


 


 



 


 https://picasaweb.google.com/113622276121250118119/ProjetoCirco

 https://picasaweb.google.com/110836014055166304961/TemaCircoIdeiasGarimpadasNaNet


 


 https://picasaweb.google.com/114640514813418544923/PROYECTOELCIRCO

 



 https://picasaweb.google.com/RAKELINF/FICHAS



DRUN
Drun era un enorme y presumido elefante. Desde hacía años vivía en un gran zoo, aunque su vida allí era buena y feliz, su sueño era trabajar en un gran circo. Siempre pensó que con lo grande y guapo que él era, pronto se convertiría en la estrella del circo. Sin embargo, el tiempo pasaba y ningún circo había venido a buscarle.
De pronto, un día se llevó una gran sorpresa.
El dueño del zoo reunió a todos los animales y les contó que un circo estaba interesado en llevarse algunos animales, que todos aquellos que estuvieran interesados deberían hacerse unas fotos y que con esas fotos los dueños del circo elegirían a quien contratar.
Drun pensó que aquella era su gran oportunidad. Se pasó horas duchándose y arreglándose. Quería salir perfecto en la foto.
Cuando por fin terminó de prepararse, fue corriendo a hacerse las fotos, pero con tan mala suerte que tropezó y cayó al suelo.
El golpe fue tan fuerte que hasta el suelo se movió. Drun quería levantarse, pero no podía. ¡Se había roto una pata!. Pobre Drun, ya no podría hacerse la foto. Drun se puso a llorar. De pronto, llegó su amigo Dunky, el mono. Éste, al saber el problema que tenía su amigo, fue corriendo a buscar una cámara. Cuando la encontró volvió a toda velocidad y allí mismo en el suelo le sacó varias fotos a Drun.
El tiempo pasó y a Drun se le curó la pata, pero seguía muy triste porque aunque había conseguido hacerse las fotos, pensaba que no le iban a coger porque había salido muy mal.
Un día el dueño del circo se acercó al zoo, ¡venía a llevarse a Drun!. Drun no podía creérselo. El dueño del circo dijo que las fotos de Drun eran las que más le gustaban porque eran las más originales. Así que Drun gracias a la ayuda de su buen amigo Dunky consiguió hacer realidad su sueño.





Los sueños de un niño
Había una vez un niño que vivía en una casita en la montaña con sus padres, su casita estaba bastante alejada del pueblo, vivían allí por que todo el mundo se reía del niño y los padres decidieron irse lejos del pueblo para que nadie se reirá de él.
El motivo por el que todos los demás se reían era por el aspecto que tenía el niño, pues se trataba de un niño con las cejas muy juntas y mucho pelo, la nariz muy larga y con unos dientes muy grandes que no le dejaban cerrar la boca.
Cuando los demás le veían se dedicaban a insultarle y reírse de él llamándole "Tonto".
Sin embargo, él no era tonto, era muy inteligente y de buen corazón, le gustaban mucho los animales y siempre andaba por el bosque observándoles y cuidando de aquellos que estuvieran heridos. También le gustaba mucho leer, se pasaba casi todo el día leyendo libros. Un día sus papas le regalaron un libro que se titulaba " La vida en el Circo", en este libro se contaban las aventuras que vivían los Trapecistas, los Payasos, los Domadores... Y Bruno que así se llamaba quedo fascinado, le gusto tanto que se pasaba el día soñando con la vida del circo, imaginando como vivirían sus habitantes, sobre todo como sería la vida de un Domador de Circo.
Le gustaba tanto la idea de ser Domador que decidió ir practicando y con la ayuda de sus perritos, comenzó a trabajar.
Paso el tiempo, y de pronto un día algo sorprendente ocurrió. Bruno estaba jugando con sus perritos cuando llego su papá y muy contento le dijo: "Te traigo una buena noticia, algo que se que te gustará mucho, ha llegado al pueblo un CIRCO".Bruno no se lo podía creer, porque a aquel pueblo nunca había ido un circo, se puso a saltar de alegría, pero de pronto se quedo muy triste, porque sabía que se bajaba al pueblo todos se iban a reír de él. Sin embargo tantas eran sus ganas de ver el circo que decidió que sería valiente y que aunque se reirán de él, no les iba a hacer caso.
Así que al día siguiente bajo al pueblo con sus papas y con gran entusiasmo observó como empezaba la función.
Bruno, casi no respiraba de la emoción, los trapecistas volaban en lo alto, de pronto parecía que se iban a caer, pero enseguida volvían a subir otra vez hasta lo más alto y todos aplaudían contentos de que no les hubiera pasado nada, los malabaristas hacían unas piruetas increíbles y los payasos eran estupendos y muy graciosos, todo el mundo se reía con ellos.
La función iba a terminar y Bruno se dio cuenta de que en aquel circo no había domador, entonces en un ataque de valentía salto al centro de la pista y la pidió al director del circo que le dejara actuar a él como domador. El director que era un hombre muy bueno, le dejó. Bruno llamo a sus perritos y estos enseguida corrieron a su lado, la gente estaba muy sorprendida y todos empezaron a reírse diciendo: " Pero que hace, si es el tonto que vive en la montaña". Bruno decidió no hacer caso y seguir adelante con su número. La música empezó a tocar y Bruno comenzó a dirigir a sus perritos, los perritos a las ordenes de Bruno saltaban, daban vueltas y pasaban por un aro.
Toda la gente que esta viéndole, se quedaron con la boca abierta y se dieron cuenta de que era un gran chico y todos se sintieron culpables por haberle tratado tan mal.
Cuando termino de actuar todos se pusieron de pie aplaudiendo y gritando: " ¡BRAVO, BRAVO!". Sus papás muy contentos corrieron a abrazarle.
En aquel pueblo desde entonces nunca más se volvió a discriminar a nadie, ni a reírse de alguien porque fuera diferente, la gente del pueblo se dio cuenta de que todos somos especiales y diferentes y que debemos aceptar a todos las personas.
Bruno y su familia se quedaron a vivir en el pueblo, donde todos los querían y donde Bruno hizo un montón de amigos. Pasados unos años, pudo ver su sueño hecho realidad, comenzó a trabajar en un circo como domador y se hizo muy famoso.





EL CIRCO
Subiditos a un mangrullo, una banda de bichitos miraban la función de circo sin pagar entrada.
Un San Antonio1, un grillito, dos escarabajos, una cigarra, un mangangá2, un araña y dos langostas veían a los trapecistas, magos, payasos y equilibristas, sin siquiera sorprenderse. Hasta cara de aburridos tenían.
-Ba!! ese trapecista es un cobarde –dijo la araña- yo fabrico columpios de un solo hilo y hago piruetas sin usar redecitas.
-Y yo soy capaz de mantener el equilibrio sobre pelotas más grandes y pesadas que yo mismo- dijo el escarabajo.
-Eso no es nada, - dijo la cigarra- yo puedo galopar sobre orugas venenosas, que es mucho más difícil que montar caballitos, y además lo hago cantando.
-¿Y que tal si hiciéramos nuestro propio circo?- propuso el grillo.
-Genial, sería el primer circo de bichos del mundo –apoyó entusiasmado el San Antonio, que además se ofreció a hacer de payaso.
-Sí, y como entrada podríamos cobrar un trocito de legumbre, o alguna fruta ....-dijo una langosta, siempre con hambre – o un poco de polen -agregó el mangangá.
Y así de a poco se pusieron en marcha, recorriendo basureros y depósitos encontraron lo necesario. Un bonete de cumpleaños se convirtió en una colorida carpa. Con un disco compacto hicieron la pista, que debía ser redonda, pues correr en círculos ayuda a mantener el equilibrio. El "magogrillo" armó un vistoso escenario con fichas de LEGO y telones de papel de chocolate.
Para la orquesta; pues siempre debe haber música en los circos; fabricaron unos tambores de dedo de guante y trompetas de cuentagotas, y descubrieron que al caminar sobre latas lograban un estremecedor ruido de tormenta. Además un coro de cigarras cantaban acompañadas de panderetas de papel aluminio y arpas de dientes de peine.
Para la iluminación contaron con la colaboración de las hermanas luciérnagas que con unos frasquitos proyectaban luz coloreada sobre los artistas.
Sonidos, luces y aromas –de la boletería- rodeaban el espectáculo. Abría la función el lanzacuchillos, que era un alacrán tirando dardos con su cola. En el blanco y con sus miles de ojos tapados estaba sujeta la avispa Ernestina, por suerte muy delgada. Le seguía la actuación de la langosta montando un monociclo de pila de reloj y perseguida por dos pulgones en zancos.
Pero los más aplaudidos eran: el Magogrillo y el payaso San Antonio, cuyo nombre artístico era Flonbón.
Magogrillo salía a escena prometiendo hipnotizar una rana, claro si algún insecto del público se animaba a traérsela.
Flonbón, el San Antonio, maquillado con harina y usando 6 zapatos de semilla de sandía, caminaba imitando a los animales grandes como el elefante.
El circo era un verdadero éxito, hasta las abejas interrumpián el trabajo en la colmena para no perderse el espectáculo.
Mientras magogrillo hacía desaparecer un pétalo de tulipán en su galera de fideo, Flonbón le lanzaba un tortazo de crema de afeitar y salsa de tomate, o caminaba como ciego tropezando con la mesa del mago y descubriendo sus trucos.
Y esto, justamente esto, ponía furioso al grillo.
-Voy a deshacerme de ese payaso!!!-decía magogrillo después de cada función.
Hasta que un día no aguantó más. Decidió deshacerse del San Antonio. Para esto ideó un acto de magia que consistía en desaparecer a Flonbón convenciéndolo de que se escabullese por un túnel bajo su mesa de mago. Lo que el San Antonio no sabía es aquel túnel iba a da r justo a un gallinero, y todos sabemos como les gustan a las gallinas estos bichitos redondos y coloridos como granos de maíz. Sería la última vez que Flonbón haría reír a los insectos arruinando sus trucos.
A la señal convenida Flonbón desapareció bajo la mesa. Al quitarle mantelito, una platea de bichitos asombrados descubrió que el San Antonio ya no estaba.
-Ohhh!! –exclamaban las hormigas.
-¡Fantástico!- murmuraron las cigarras.
-Continuando mi actuación convertiré haré un maravilloso truco con estas flores- dijo magogrillo siguiendo con el espectáculo.
-Pero ¿y Flonbón?- preguntó una abeja.
-Flonbón ha resuelto dejar este circo- mintió el grillo.
-Queremos que vuelva Flonbón- gritaron las hormigas.
-Sí, que vuelva Flonbón – coreaban todos.
Pero Flonbón metido en el túnel ya no escuchaba.
-Que vuelva Flonbón- reclamaban los bichospalo2, y todos sabemos lo malos que son cuando se enojan.
Sin Flonbón el circo estaba perdido.
Dentro del túnel, muy incómodo, el San Antonio seguía avanzando ya sin sus zapatitos de sandía y sin saber de la lluvia de picotazos que le esperaba a la salida del agujero.
El mangangá citó una reunión urgente. Allí obligó a magogrillo a que contase que había hecho con el pobre San Antonio. Todos los bichitos se enojaron mucho.
-Rápido, hay que hacer algo pronto- dijo la langosta.
-Ninguna de nosotras podrá llegar a tiempo- lamentó una hormiga.
-Adiós circo, se acabó- dijo el escarabajo.
De pronto pega un salto la avispa Ernestina...-lo tengo, deprisa hay que juntar muchas bolsas.
-¿Bolsas?- preguntaron las orugas.
-Si, tengo una idea y precisamos muchas bolsas – contestó Ernestina convocando al Supremo Consejo de Bichos Voladores.
Mientras, en la oscuridad del túnel, tosiendo avanzaba Flonbón camino a convertirse en almuerzo de gallinas.
Ernestina terminó de explicar su plan y se vio despegar un escuadrón de bichos voladores en perfecta formación rumbo al gallinero. Al frente iba la avispa seguida por grupos de a cuatro bichos sosteniendo cada uno una bolsa.
En el túnel comenzaba a verse un poquito de luz, lo que anunciaba que ya estaba cerca la salida. Flonbón contento comenzó a caminar más rápido.
-Vamos, ya veo las gallinas, Operación Bolsa al ataque.-dijo la comandante.
¿Sería que pensaban asustar a las gallinas explotando bolsitas llenas de aire?
El primer grupo se lanzó en picada sobre una bataraza y aserto a embocar la bolsa justo en su cabeza. Desconcertada, la gallina quedó repentinamente a oscuras, y ¿ustedes saben lo que ocurre con las gallinas cuando oscurece? Pues verán, es muy simple, cuando oscurece las gallinas dejan de comer.
Imaginen la sorpresa de Flonbón al salir del túnel y encontrarse una docena de monstruos encapuchados caminando a los tumbos por todo el gallinero.

Flonbón y el circo se salvaron, y junto a magogrillo continuaron divirtiendo a los bichos de todo el país.





EL PEQUEÑO PAYASO
El abuelo dejó a sus espaldas al caballito de cartón de hermosas crines y larga cola rizada, lo dejó atrás, en su primera infancia, y siguió el camino adelante, ansioso de nuevos encuentros. Lo había pasado tan bien empezando a recordar que quizá, pensó, después de todo no fuese excesivamente difícil contar cuentos.
De pronto, iba muy distraído inmerso en sus reflexiones, por poco va y no tropieza con la presencia de un circo, y decimos presencia, porque el circo, con sus lonas y sus alegres banderitas, daba la impresión de estar dibujado a grandes trazos por varios lápices de colores de mina gruesa. El abuelo quiso echar una carrerita y llegó resoplando hasta la puerta del circo. Pero, ¡qué raro!, se ve que aún era demasiado temprano para iniciar la función porque todo estaba silencioso y desierto. Con precaución asomó entonces la cabeza por la puerta de entrada y comprobó asombrado como los asientos se hallaban vacíos, y la pista, brillantemente iluminada, sin nadie, porque allí, por no haber no había ni leones, ni domadores, ni trapecistas, ni perros bailarines, ni elefantes...
-¡Atchisss!
Estornudó alguien detrás suyo, y el abuelo se giró, muy sorprendido. Afuera, apoyado en una estaca en la cual aparecían atados mil globos multicolores, había un pequeño payaso vestido con una inmensa chaqueta de tela escocesa, un pantalón rosa peladilla, gigantescos zapatones azules, peluca de lana color zanahoria y bombín a cuadritos blancos y negros que lucía una flor desmesurada prendida en la hebilla de su cinta. Mostraba la cara pintada de blanco, la nariz naranja y las mejillas con dos redondeles rojos. Le habían dibujado una gran sonrisa sobre la boca, agrandado los ojos con círculos, y por cejas llevaba dos escobillas... ¡Ah!, todo esto sin olvidar la corbata que colgaba de su cuello, una corbata larga, rayada, y que le llegaba hasta los pies.
Verdaderamente resultaba de lo más cómico.
-¡Salud!
-¡Gracias!
-¿Qué haces aquí?
-Soy el payaso.
-Eso ya lo veo. ¿Dónde están los demás?
-Yo soy el único payaso del circo.
-Quiero decir el resto de la compañía -aclaró el abuelo amablemente.
-Eso es lo que a mí me gustaría saber -gimió el payasito-, todos han desaparecido... Me fui al carromato a ensayar un poco el número que me corresponde y al volver ya se habían esfumado todos... ¿No los has encontrado por el camino?
-No.
-¿Ni siquiera al elefante? Ese es muy grande y destaca enseguida.
-No he visto al elefante, lo siento.
El payasito se sentó en el suelo, a la sombra de los globos.
-Pues es terrible, porque sin elefante, sin perros bailarines, sin trapecistas, sin domadores, sin leones, no hay circo.
El abuelo, muy preocupado, se acomodó junto al payasito, bajo la sombra de los globos.
-¿Qué es lo que podemos hacer? -quiso saber el abuelo, adoptando el problema de su nuevo amigo.
-Ni idea.
-Igual se han ido porque no había público. Mientras venía hacia aquí no he visto un alma... ¿Ya os habéis anunciado bien? Igual la gente no se ha enterado todavía de vuestra llegada.
-¡Oh, eso si que no!...¡Ya lo creo que nos hemos anunciado!... Iba yo encima del elefante hablando por un altavoz pintado de amarillo y abría la marcha la foca equilibrista jugando con un balón sobre su hocico y detrás del elefante marchaba la compañía entera y la orquesta tocaba muy alto para llamar más la atención.
-Bueno, eso significa que el público, al menos, se ha enterado.
El payasito se rascó la lanosa peluca, pensativo.
-Eso es lo extraño, la gente aplaudía, los niños gritaban y corrían, y mira ahora: tu y yo y gracias. Todos se han volatilizado.
-Volatilizado -repitió el abuelo como un eco.
-Haber venido tanto rato armando estruendo, para nada.
El abuelo miró entristecido al payasito y de pronto se dio cuenta de que éste era de papel lo mismo que un recortable, y el suelo en donde permanecían sentados y la lona del circo y entonces comprendió que se trataba de un circo de juguete, de esos que uno puede armar recortándolo de ciertas láminas que se venden como manualidades para los niños. Él, de pequeño, había tenido uno y acabó perdiendo todas sus figuras menos una, el payaso, quien, por encontrarse unido a un montón de globos, se hacía notar demasiado como para extraviarlo fácilmente.
De pronto, el abuelo entendió y se le encendieron las mejillas.
-Yo una vez tuve un circo de papel -le dijo al payasito.
-¿Y que sucedió? -quiso saber el recortable.
Al abuelo le daba apuro contarle la verdad, así que se inventó una historia.
-Un día me dejé la ventana de mi cuarto abierta, y vino el viento, un viento joven y travieso, y formando un remolino, se puso a jugar con el circo de papel que yo tenía colocado encima de una mesa, cerca de la ventana, y me arrebató todas las figuritas, a los leones, a los domadores, a los trapecistas, a los perros bailarines, al elefante... Cuando volví sólo quedaban las lonas del circo porque como estaban pegadas a una cartulina y la cartulina clavada con chinchetas a la tabla de la mesa, no pudo llevárselas...
-¿Y a donde se fueron las figuras?
-No lo sé, supongo que allá arriba, con el Gran Viento... Todavía deben estar dando vueltas.
Al payasito se le iluminó la cara.
-¡Qué divertido!... Oye, si yo soltase los globos, éstos volarían y si yo me fuera con ellos tal vez encontrase a esas figuritas tuyas flotando por ahí, podría recogerlas y entonces, con el peso bajarían de nuevo a la Tierra, las llevaría al circo y empezaría la función, ¿no te parece?
El abuelo sonrió aliviado.
-Me parece una idea fantástica.
-No debo perder tiempo -dijo el payasito animadamente-. ¿Quieres acompañarme?
-Nada me complacería más -contestó el abuelo-, pero voy muy retrasado en mi viaje, ¿sabes?, y todavía tengo que caminar bastante hasta encontrar lo que busco.
El payasito, diligente, se ponía ya en pie, empezando a desligar los globos de la estaca.
-Si te apetece, te llevo un trecho del camino -ofreció alegremente.
-No, muchas gracias, peso demasiado y no podrías volar.
-Tienes razón.
Se despidieron.
-Que tengas suerte -le dijo el abuelo.
-Y tú también, que encuentres pronto lo que buscas.
El abuelo vio como el payasito se elevaba arrastrado por los mil globos multicolores y le dijo adiós con la mano. Estaba completamente seguro de que su amiguito encontraría el resto de los personajes del circo que él había perdido hacía ya tantos años.




 ACTIVIDADES DE PSICOMOTRICIDAD:





    Bienvenidos al circo





Descripción
Actividad motriz
Habilidad motriz


Bienvenidos niños y niñas al maravilloso mundo del circo. En nuestra actuación de hoy vosotros seréis los protagonistas. Todos vamos a la pista y saludamos al publico.



En carrera suave, hacemos el gesto de saludar.



Desplazamientos.

Nos ponemos de frente a ellos para que nos vean y vamos a un lado y al otro, y ¡Con todos ustedes nuestros malabaristas, equilibristas domadores, payasos, magos, ...!
En carrera suave nos desplazamos lateralmente hacia un lado y hacia el otro. Les decimos a los niños que nos digan personajes de circo que conocen y los vamos imitando.


Desplazamientos.
Espacialidad.

¡Comienza el espectáculo!, ¡Señoras y señores!, ¡Niños y niñas! Con todos vosotros... ¡los malabaristas!
Cogemos un balón por persona. Lanzamos el balón lo mas alto posible y lo volvemos a coger con las manos.
Manipulaciones.
Espacialidad.

En su actuación principal nuestros fabulosos malabaristas intentaran mantener el mayor número de pelotas en el aire ¡a la misma vez!
En grupos de seis personas nos colocamos en círculo y a la señal del silbato tiramos el balón por el aire a la persona que tengamos enfrente. Intentando que no choquen y caigan al suelo.
Manipulaciones.

Y ahora con todos vosotros los equilibristas ¡mirad  como mantienen el equilibrio! ¡Mirad que bien caminan en el aire!
Los niños / as tienen que pasar por el circuito que ha dispuesto el profesor, intentando mantener el equilibrio. El circuito esta formado por cuerdas, bancos y zancos.
                           
Desplazamientos.
Equilibraciones.
Espacialidad.


Junto a ellos, también en el aire, los trapecistas nos van a sorprender con su espectáculo de giros en el aire.
Nos imaginamos que estamos sobre un trapecio. Damos vueltas en el aire, sobre nosotros mismos, en el suelo, ...
Giros.

¡Cuidado! Porque llega para todos vosotros los feroces leones y el magnífico domador que nos demostrara lo bien que los maneja.
Imitamos a los leones a cuatro patas por el suelo. A la señal del profesor (domador) damos una vuelta sobre nosotros mismos.
Desplazamientos.
Giros.

 Una y otra vez pasaban los leones por los aros de fuego sin dejar que una sola  llama de fuego rozara su cuerpo.
En parejas, uno hace de domador cogiendo un aro y el otro de león pasando por el aro.
Espacialidad.



Llegando ya al final, nuestros amigos los payasos nos van a poner ese color de alegría y diversión que venimos buscando haciéndonos reír mucho.
Todos sobre las colchonetas nos hacemos cosquillas.
Manipulaciones.
Esquema corporal.
Espacialidad.
Con el desfile de mayoret nos despedimos. Esperamos que hayan disfrutado con nuestra presencia. ¡Gracias niños y niñas por vuestra ilusión y vuestra sonrisa!.
Cogemos una barra de madera y girándola como las mayoret nos despedimos, haciendo el gesto de saludar al público como al principio.
Desplazamientos.
Manipulaciones.
Giros.

Con el desfile de mayoret nos despedimos. Esperamos que hayan disfrutado con nuestra presencia. ¡Gracias niños y niñas por vuestra ilusión y vuestra sonrisa!.
Cogemos una barra de madera y girándola como las mayoret nos despedimos, haciendo el gesto de saludar al público como al principio.
Desplazamientos.
Manipulaciones.
Giros.









    Había una vez un circo



Descripción
Actividad motriz
Habilidad motriz

Hace mucho, mucho tiempo una clase de niños querían ser artistas del circo.
Así, un buen día, su maestra decidió llevarles a una escuela para que aprendieran todo aquello que a ellos tanto les gustaba.
En la escuela, el payaso Lalo era el encargado de enseñar a todo aquel que quisiera aprender. Pues bien, cuando los niños y la maestra llegaron, Lalo se puso manos a la obra y comenzó a enseñarles algunos números divertidos del circo.
Primero les dio la clase de equilibrio. Lalo hizo diversos ejercicios de los equilibristas del circo y todos, incluida la maestra, tenían que seguirle: equilibrios sobre una cuerda en el suelo; sobre una larga barra en cuadrúpeda..., para después lanzarse al vacío; caminar sobre enormes zancos,...
Y después, más difícil todavía: tendrían que subir unas escaleras de cuerda suspendidas desde el techo hasta coger una varita de malabares y hacer equilibrios con ella desde las alturas.

Caminan pegando el talón del pie que avanza con la punta del de atrás sobre una cuerda estirada en el suelo
Pasan a cuatro patas de un lado a otro de varios bancos suecos dispuestos en línea recta y al llegar al final, saltar para caer en una colchoneta
Caminan por todo el espacio manteniendo el equilibrio sobre los zancos, ayudándose con las cuerdas en las manos
Suben las espalderas hasta coger un palito de madera e ir sosteniéndolo con una u otra mano, mientras se mantienen sobre las espalderas




Equilibraciones.
Desplazamientos.
Temporalidad.
Espacialidad.
Giros.

Entonces, Lalo pasó a la lección de malabarismo. La cosa se iba complicando. En primer lugar tenían que lanzar la varita de malabares al aire y recogerla con las dos manos, con la que la lanzaban, con una,... Después, tenían que desplazarse sosteniendo la varita sobre una u otra palma de la mano y si podían conseguirlo, sobre la boca. Más tarde, enormes pompas de jabón salían de una maquina jabonera y tenían que evitar que tocaran el suelo dando suaves toques hacia arriba con la varita.
Lanzan el palito de madera y recogerlo con dos manos, con una,...
Mantienen la varita en equilibrio sobre las palmas, entre la nariz y el labio superior,...
Mantener los globos en el aire, dándoles toques con las varitas, impidiendo que caigan al suelo.



Equilibraciones.
Temporalidad.
Espacialidad.
Manipulaciones.
Esquema corporal.

Pero como las pompas de jabón eran tan delicadas, algunas de ellas se rompían, por lo que tenían que intentar mantenerlas soplando para evitar que desaparecieran como por arte de magia.
Soplan a los globos para desplazarlos en la dirección previamente indicada
Esquema corporal.
Desplazamientos.
Espacialidad.



Y...por fin llegó el número de los animales. Lalo sacó a la pista a todos los animales que intervienen en el circo. Fueron saliendo los monos que por toda la pista saltaban, corrían y daban volteretas sin parar; los caballos que trotaban a cuatro patas y a dos y daban vueltas con sus crines bien peinadas; las focas que hacían palmas y sostenían la pelota con la cabeza mientras daban gritos de alegría; las serpientes que movían su largo cuerpo reptando por el suelo; y los leones que atravesaban aros de fuego sin quemarse ni un solo pelo de sus enormes melenas.
¡Qué espectáculo tan fascinante! ¡Cómo disfrutaron todos!


Saltan, apoyando manos y pies (como los monos),Se desplazan a cuatro patas, andan como Charlot dando palmas a la vez que intentan dar con la cabeza a la pelota que lanza la educadora ,reptan por el suelo, etc..imitando a los animales.





Desplazamientos.
Giros.
Equilibraciones.
Temporalidad.
Espacialidad.

Para finalizar, Lalo enseñó a sus aprendices el último número del circo: el de los contorsionistas. ¡Es increíble como se retuercen estos artistas y transforman su cuerpo como si fuera de goma, verdad?! Los niños y la maestra no podrían llegar hasta ese extremo, pero Lalo les enseñaría unos ejercicios sencillos.
Todos se pusieron sobre las colchonetas. Primero, se mantenían de pie sobre una pierna cogiéndose la otra para no caerse; después cruzaron las manos y estiraron los brazos de adelante  a atrás y de atrás a adelante; levantaban al compañero sobre su propia espalda; se tocaban con una mano las diferentes partes del cuerpo del lado contrario; se estiraban de los brazos los unos a los otros para finalmente tenderse sobre la pista y estirar todo su cuerpo y relajarlo tras tan complicados movimientos.
Y, desafortunadamente, la sesión para aprender a ser artistas de circo había llegado a su fin. Lalo enseñó a los niños todo lo necesario para empezar a ser unos excepcionales artistas y todos disfrutaron como nunca.
Así, Lalo se despidió de los niños y de la maestra diciendo: “¡Adiós, colegas supermegas!”.
Tras esto los niños y la maestra volvieron a la escuela impacientes por repetir muy pronto la estupenda lección de Lalo.

Y colorín, colorado...este cuento se ha acabado.
Caminan a pata coja, apoyan la pierna derecha en el suelo y cogen el tobillo de la izquierda, primero por delante de la derecha y luego por detrás.
Con las manos cruzadas, estiran los brazos llevándolos lo más atrás posible y luego por detrás de la espalda, subirlos lo máximo posible
De espaldas al compañero, cogidos por los brazos, lo levantan sobre la propia espalda (la campana).
Sentados en las colchonetas, estiran las piernas y se tocan cada pie con la mano contraria, con cada mano la oreja contraria, boca abajo  se tocan con cada mano el glúteo contrario,...
De frente al compañero, juntan los pies con las piernas estiradas; se cogen de las manos y estiran el uno al otro
Acostados, estiran todo el cuerpo ocupando t el  mayor espacio posible.
Equilibraciones.
Esquema corporal.
Espacialidad.
Desplazamientos.
Temporalidad.










    Visitamos el circo



Descripción
Actividad motriz
Habilidad motriz

Hoy es un día muy esperado por los niños de la  clase de educación infantil: van a ir de excursión al circo para ver cómo es y qué personas trabajan allí.
De camino al autobús la profesora les dice que se agrupen de dos en dos y caminen formando una fila.

Se agrupan por parejas, unas detrás de otras, y se desplazan en fila.



Desplazamientos.
Los niños ya han subido al autobús y para que el camino se haga más corto cantarán una bonita canción: “con mi dedo y mi otro dedo yo hago así: click, click; con mi mano y mi otra mano yo hago así: pam, pam; con mi espalda y con tu espalda yo hago así...”



Los niños cantan la canción y van haciendo lo que en ésta se dice: chasquear los dedos, dar palmadas...
Esquema corporal.
Espacialidad.
Temporalidad..

“Ya hemos llegado niños, así que coged de la mano a vuestro compañero y bajad con cuidado del autobús” –dijo la profesora.
Los niños estaban emocionados: el gran día había llegado y ahora verían los payasos, los elefantes, los leones...
Todos se sentaron dispuestos a ver la función: primero aparecieron los leones y algunos niños asustados se taparon los ojos para no ver sus grandes bocas llenas de dientes. Luego, los equilibristas dejaron a todos con la boca abierta: andaban de puntillas por la cuerda floja, hacían malabares con las pelotas...



Los niños andan de puntillas por las líneas del suelo; cogen pelotas y las tiran hacia arriba con cuidado de que no caigan al suelo.
Desplazamientos.
Equilibraciones.
Espacialidad.

Los niños se estaban divirtiendo mucho pero,  disfrutaron aún más con los payasos; con ellos, las sonrisas estaban aseguradas.
Los payasos pidieron a unos cuantos niños que salieran al escenario y que se pusieran en fila con los ojos tapados.
Uno de los payasos los guiaría por el espacio evitando tocar los objetos que había.
A continuación, el recorrido sería más difícil: tendrían que desplazarse de talones, saltando...



Los niños con los ojos tapados se van dejando guiar con las indicaciones del profesor esquivando los objetos que hay en la sala. Luego lo harán saltando y también de talones.
Esquema corporal.
Espacialidad.
Desplazamientos.
Equilibraciones.

Los niños se sentaron de nuevo en su sitio y Winky, el payaso de pelo naranja, pidió a otro grupo de niños su colaboración.
Los payasos vendaron los ojos de los pequeños y les pidieron que adivinaran una serie de objetos mediante el tacto.

Se les tapa los ojos con un pañuelo a los niños y van por todo el espacio cogiendo objetos e intentando adivinar qué son.
Manipulaciones.
Esquema corporal.


Luego tendrían que descubrir mediante el gusto qué alimentos les daban los payasos y también diferenciar los distintos olores.

Y,colorin, colorado la actuación había acabado.
Con los ojos tapados tendrán que distinguir unos alimentos y olores.
Esquema corporal.
Manipulaciones.










  El circo



Descripción
Actividad motriz
Habilidad motriz

¿Habéis ido alguna vez a un circo?¿Os gustó? ¿Sabéis qué? Hoy viniendo para el colegio he visto un cartel que anunciaba la llegada de un circo a nuestro pueblo. Por cierto, ¿sabéis vosotros lo que hacían antiguamente los circos cuando llegaban a una ciudad? Como no había ni televisión, ni radio, anunciaban su llegada a la ciudad con... ¡un maravilloso desfile!. ¡Vamos todos a desfilar anunciando nuestra llegada! ¡Caminad con pasos suaves! ¡Caminad con fuerte zancadas! ¡Ahora para allá! ¡Ahora para acá! ¡Todos en fila para este lado!



Se desplazan por el espacio siguiendo un ritmo determinado, coordinando una serie de movimientos.



Espacialidad.
Temporalidad.
Desplazamientos.
Una vez que los integrantes del circo lleguen a nuestro pueblo tienen que montar la carpa y de ello se encargarán los operarios con ayuda de los elefantes. ¡Vamos a ayudar a construir la carpa del circo chicos! Cada operario elige a un compañero que hará de elefante y colocará un bloque de plástico sobre su espalda. Luego debe dirigirlo hasta aquél lado de la pista y  colocar adecuadamente el bloque junto al de otros compañeros para formar un gran círculo que será la gran capa de nuestro maravilloso circo. ¡Vamos chicos! ¡Hay que dejar todo bien montado para llevar a cabo el gran espectáculo!
Un niño caminará a cuatro patas (elefante)  llevando un bloque de plástico sobre su espalda y seguirá las instrucciones de un compañero (operario), hasta llegar a colocar el bloque adecuadamente en un lado de la pista formando un círculo.
Esquema corporal.
Desplazamiento.
Equilibraciones.
Espacialidad.
Manipulaciones.

Cansados de tanto trabajar los operarios se van a descansar. Mientras, los malabaristas ensayan el gran espectáculo. Su número es muy importante y para que les salga bien ensayan durante muchas horas diferentes formas de lanzar y recoger los pompones. ¿Queréis que repartamos los pompones y las pelotas y les ayudemos en el espectáculo? ¡Venga! ¡Vamos a lanzar nuestra pelota hacia arriba cogiéndola otra vez sin que caiga al suelo! ¡Ahora vamos a pasársela a nuestro compañero! ¿ Qué os parece si hacemos un gran círculo ocupando todo el espacio y nos pasamos unas cuantas pelotas unos a otros?


Efectúan distintos lanzamientos con una pelota.
Espacialidad.
Manipulaciones.
Equilibraciones.
Pero los malabaristas todavía saben hacer muchas cosas más,¿ Sabéis porqué? Pues porque son capaces de transportar junto a un compañero la pelota y, aún más  difícil, con la cabeza, con el pecho,..



Se desplazan por el espacio transportando una pelota empleando diferentes partes el cuerpo.
Manipulaciones.
Espacialidad.
Desplazamientos.
Esquema corporal.
Y después de los malabaristas, ¿quién creéis que va a actuar?... (cada niño dice un personaje).Os voy  dar una pista... son los que más nos hacen reír y siempre les esperamos con mucho cariño. ¿Sabéis ya quienes son?... ¡Muy bien! ¡Son los payasos!
Pero los payasos de este circo son diferentes: ¡Son payasos saltarines!. ¡Vamos todos a saltar! ¡Ahora van a la pata coja! ¡Y ahora andan de puntillas! ¡Ahora saltan dentro del aro! ¡Ahora fuera! ¡Entran y salen!


Se desplazan de diferentes formas por el espacio manteniendo el equilibrio.
Desplazamientos.
Equilibraciones.
Espacialidad.

¿Os han gustado los payasos? Eran muy divertidos, ¿verdad?. Pues ahora viene el espectáculo de los equilibristas. ¿Les ayudamos chicos? ¡Venga vamos a pasar todos por encima del banco sin caernos! ¡Y ahora hay que saltar todos estos pequeños obstáculos! ¡Ahora pasaremos por debajo de esta cuerda!¡Ahora esquivaremos todos estos conos y picas!¡Y por último iremos por encima de esta línea  que hay pintada en el suelo con mucho cuidado para no salirnos! Un fuerte aplauso para todos los equilibristas.




Hacen un recorrido sencillo manteniendo el equilibrio.

Equilibraciones.
Espacialidad.
Temporalidad.
¡Sois todos unos equilibristas estupendos! Pero el espectáculo no ha terminado aún, viene el increíble número de los animales. ¿Sabéis que animales hay en el circo? Hay leones, ¿verdad? ¿Y sabéis imitar a los leones? ¿Y a los elefantes? ¡Muy bien chicos! ¿Y sois capaces de imitar a las serpientes? ¿Y a los canguros? ¿Y los elefantes como mueven su gran trompa? ¿Y que hacen los monos?¡Muy bien chicos! ¡Sois unos animales estupendos!



Imitan a diversos anímales, desplazándose y emitiendo los sonidos característicos de ellos.
Esquema corporal.
Desplazamientos..
¿A que no sabéis quien va a actuar ahora?¡El inventor de juegos! ¿Y sabéis lo que quiere? ¡Que todos nosotros juguemos con él! ¿Os apetece? ¡Venga vamos a ver que juegos tan divertidos nos propone!
¡Bienvenidos chicos! ¿Os apetece jugar? Pues vamos a comenzar haciendo el maravilloso juego de los espejos.


Por parejas, tienen que imitar los movimientos de nuestro compañero.
Esquema corporal.
Equilibraciones.
Desplazamientos.
Espacialidad.


¡Muy bien chicos! ¡El juego de los espejos lo habéis hecho fenomenal! ¿Os apetece que hagamos ahora el juego musical?
Corren al ritmo de la música intentando pillar a su pareja y al dejar de sonar la música permanecen inmóviles.
Desplazamientos.
Temporalidad.
Equilibraciones.


¡Lo habéis hecho de maravilla! Y ahora para terminar el espectáculo vamos a terminar con el juego de “pilla sentadilla”! 

Sentados en el suelo cogidos de la mano del compañero persiguen a otra pareja hasta pillarla.



Espacialidad.
Desplazamientos.
Giros.
Bueno chicos, ¿os han gustado los juegos del inventor?...
Uhmm ¡qué huelo! Huele como a... ¡fuego! Creo que una casa cercana al circo se está quemando y debemos ayudar a apagar el fuego, ¡Vamos, traslademos agua para salvar la casa! ¡Que no se derrame el agua!


En equipos, se ponen en fila y se pasan rápidamente la pelota de uno a otro.
Espacialidad.
Manipulaciones.
Temporalidad.
¡Fantástico chicos! ¡Hemos conseguido apagar el fuego! Ahora debemos recoger entre todos  los materiales que hemos empleado para llevar a cabo el espectáculo del circo. Tenemos que recoger los bancos, los bloques de plástico, las pelotas, los conos, las picas... para dejar el circo bien recogido, limpio y ordenado.


Recogen el material empleado para llevar a cabo el cuento motor.
Manipulaciones.
Desplazamientos.
¡Muy bien chicos! ¡El circo se ha quedado limpísimo! Y como hemos ayudado mucho, la gente del circo nos invita a una gran fiesta de despedida. ¿Os gusta la música? ¡Pues vamos todos a bailar! ¡ Y ahora bailaremos dentro de los aros!¡Ahora otra vez fuera!


Bailan individualmente y por parejas por todo el espacio, siguiendo las indicaciones y el ritmo de la música.
Equilibraciones.
Espacialidad.
¿Estáis cansados después de tanto trabajar y del  “gran baile”, verdad? Pues ahora nos tumbarnos sobre la gran colchoneta del circo y cerramos los ojos pensando en lo bien que lo hemos pasado y lo cansados que estamos de tanto trabajar. Tenemos que respirar profundamente por la nariz y debemos sentir que nuestro cuerpo se relaja...
¡Y colorín, colorado la historia del circo ya ha acabado! 
Tumbados en el suelo realizan ejercicios de relajación.
Esquema corporal.












    Papá, queremos ir al circo



Descripción
Actividad motriz
Habilidad motriz

Sergio y Lucía, nuestros protagonistas, están muy inquietos e impacientes porque ha llegado el día que tanto tiempo habían estado esperando, sus padres los van a llevar al circo.  Están muy nerviosos porque se han despertado tarde y tienen que recoger su cuarto para irse. ¿Cómo corren Sergio y Lucía?


Los niños corren de un lado a otro de la pista.


Desplazamientos.

Primero van rápidamente a la cocina y desayunan, pero eso sí, más tranquilamente, porque no es bueno desayunar rápido.

Luego vuelven a su cuarto y lo ordenan ¿cómo? Primero hacen sus camas: Lucía es más pequeña duerme en la litera de abajo y tiene que agacharse un poco para hacerla ¿cómo la hacéis vosotros, a ver?.
Y Sergio, como es más alto y mayor, hace la cama de arriba ¿cómo haría la cama Sergio?.
Una vez echas las camas, se agachan para recoger los enredos del suelo, mirando si hay algo debajo de las camas.


Se divide el gimnasio en cuatro partes: el cuarto de los niños, la cocina, el aseo y la puerta de entrada.
Los niños deben desplazarse al rincón correspondiente cuando se nombre e imitar las acciones que  Sergio y Lucía hacen. Al hacer la cama de Lucía se agachan y al hacer la de Sergio de puntillas, dando saltos...



Desplazamientos.
Temporalidad.
Espacialidad.
Una vez recogido el cuarto van al aseo y allí:
Se lavan los dientes, la cara, se peinan y se visten: los pantalones ¿dónde? ¡En las piernas! Los zapatos, ¿dónde? ¡En los pies! La camiseta, ¿dónde? ¡En el tronco! ¿La bufanda? ¡En el cuello! ¿Los guantes? ¡En las manos! Y... ¿el gorro? ¡En la cabeza!




Los niños continúan  imitando el papel de Sergio y Lucía señalando y diciendo la parte del cuerpo correspondiente en él y pegando pegatinas (que se les entregará) en sus compañeros.
Esquema corporal.


Ya salen por la puerta, empiezan a andar y...


Caminan hacia la  zona de la puerta.

Desplazamientos.
...¡ llegan al circo!. ¡Ohhh! ¡El circo es gigante!. Hay de todo: payasos, fieras, bailarinas, malabaristas...
Antes de ver el espectáculo Sergio y Lucía quieren ver las jaulas de los animales y se pasean por el circo en busca de ellos.
De repente oyen un rugido ¡GRRRR!, ¿Qué será?.¡Un león!. Sus dientes estaban muy afilados y su cuerpo lleno de pelos y... ¿cómo andan los leones?
Los niños siguen caminando y ahora... oyen unos gritos: ¡HI, HI, HI!, ¿Qué será?- se preguntaban los niños. ¡Son monos! Su cola era larga y se colgaban en los árboles. ¿Sabéis cómo andan los monos?.
Los hermanitos continúan escuchando otros sonidos, pero estos no provienen de ninguna jaula sino de la charca ¡CROAC, CROAC! ¿Qué podrán ser? ¡Ranas! Y, ¿cómo se desplazan las ranas?.



Se les pone una música con los sonidos de los animales y los niños tienen que adivinarlos e imitarlos..
Esquema corporal.
Desplazamientos.
Lucía y Sergio continúan y, de repente... ¿qué pasa? El suelo empieza a moverse a la vez que oyen un enorme ruido cada vez más próximo. Levantan la vista viendo como un montón de elefantes se dirigen hacia donde ellos están. Detrás, vienen payasos, malabaristas... Y, sin pensarlo dos veces, se apartan de su camino. ¡Todos a la derecha! ¡Todos a la izquierda! ¡Hacia abajo q los monos saltan!.


Todos corren como si fueran los protagonistas, primero a la derecha, luego a la izquierda y luego agachados (de cuclillas, arrastrándose...)
Desplazamientos.
Espacialidad.

Ufff!. ¡Cuánta tensión!. Después de tanto correr les ha entrado un hambre terrible, así que van a una tienda a comer algo. Hay muchos bocadillos diferentes,  pero también hay un problema: se ha fundido la luz de le tienda y tienen que descubrir, por el sabor, el bocadillo que quieren.

Se tapan los ojos con un pañuelo y van probando trozos de bocadillos rellenos de diferentes condimentos identificando de qué son por el sabor. Al final se les da un trozo más grande del que más les guste.


Esquema corporal.
¡Jo!, ¡Qué pena! También tienen que hacer lo mismo con las bebidas, pero estas tendrán que averiguarlas por el olor.

Se tapan los ojos y deben oler vasos que el profesor pondrá con distintas bebidas: café, fanta, zumo, agua... y averiguar
qué es cada cosa.
Esquema corporal.




Por fin, Sergio y Lucía han comido, y se reúnen con sus padres para ver el gran espectáculo. Todo el mundo espero está sentado impaciente en círculo. El Payaso Martivalti, jefe del circo, saluda a todos los niños y niñas y les pregunta: ¿os gusta el circo? ¿Y los payasos?¿Sí? Seguidamente salen los demás payasos jugando a los bomberos pasándose entre ellos y los espectadores un balón imitando que quema mucho. Y ahora, ¿qué hacen? Van caminando y se lo siguen pasando primero con las manos y luego con el pie porque juegan a ser futbolistas. ¡Anda, son conductores! Ahora se mueven por toda la pista ¡curva a la derecha, curva a la izquierda! Dando saltitos porque hay baches...



Los niños, en parejas, cogen un balón y siguen las instrucciones del profesor haciendo que son los payasos. Luego, juegan a ser conductores y cogen un aro por pareja, uno se mete dentro del aro poniéndoselo a la altura de la cintura y otro lo dirige por atrás siguiendo las instrucciones del profesor.


Desplazamientos.
Espacialidad.
Manipulaciones.

¡BIEEEN!. Ya acabaron los payasos y ahora vienen las bailarinas que tanto le gustan a Lucía. ¡Mirad, están danzando de puntillas!, exclamó Lucía.


Se desplazan de puntillas y girando.

Equilibraciones.
Desplazamientos.
Giros.




Toda la gente observaba encantada. A continuación: ¡los equilibristas!. Estos salen y empiezan a andar por la cuerda floja con un balón en las palmas de las manos.



Los alumnos cogen un balón por cabeza y se desplazan por una línea del suelo llevando sobre las palmas de sus manos el balón.
Después se desplazan por la línea arrastrándose, como los malabaristas.


Equilibraciones.
Desplazamientos.

Y por último...  ¡los leones! Cada león tiene su domador que sujetan un aro de fuego y los leones lo saltan de atrás a delante y al revés; después, hacen una fila todos los domadores formando un túnel de aros por el que salen y entran los leones. Continúa cada león saltando por el aro de su domador de más abajo a más arriba.


Se ponen por parejas: uno hace de domador y otro de león. Un niño coge un aro y el otro lo pasa por su interior a diferentes alturas. Luego se unen dos parejas formando un túnel.


Espacialidad.
Manipulaciones.


Con este espectacular acto acaba el espectáculo. Sergio y Lucía vuelven a casa con sus padres donde tranquilamente y muy cansados se meten en la cama relajándose pensando en todas las cosas bonitas y divertidas que han visto hoy en el circo y pensando que ha sido uno de los mejores días de su vida.


Con música relajante se desplazan lentamente por toda la pista, apagamos algunas luces, y continúan lentamente hasta tumbarse relajados en el suelo

Desplazamientos.
Esquema corporal.







 http://ares.cnice.mec.es/edufisica/a/01/index.html JUEGO SOBRE EL CIRCO



 http://es.scribd.com/doc/42824542/Proyecto-Habia-una-vez-el-circo

 https://picasaweb.google.com/Retineves/Circo


 https://picasaweb.google.com/110607722466278938553/PAYASOS?noredirect=1

 http://www.educacioninicial.com/EI/contenidos/00/0800/834.ASP proyecto somos del circo.
http://www.csi-csif.es/andalucia/modules/mod_ense/revista/pdf/Numero_17/REMEDIOS_MOLINA_PRIETO_2.pdf  




































 esos eran grandes momentos de mi infancia jejjee


[Img #21136]







 TITO BUSCA NARIZ


Edelvives


Tito es la estrella del circo Rando. Al público le gustan mucho sus actuaciones, pero un día sucede algo;su nariz desaparece!.Tito se queda muy triste y comienza a buscar otra nariz por las tiendas de la ciudad…La historia de Tito enseña a los niños/as el valor de las personas por quien somos no por cómo somos físicamente.
También aprenden formas geométricas.




 http://www.cuentosinfantilescortos.net/cuento-el-payaso-del-circo-del-sol/
 http://www.cuentosinfantilescortos.net/cuento-vamos-al-circo/
 http://www.cuentosinfantilescortos.net/cuento-el-payaso-nadador/
 http://www.cuentosinfantilescortos.net/cuento-florin-el-payaso-bombero/
 http://www.cuentosinfantilescortos.net/cuento-la-paciencia-del-payaso-job/
 http://www.cuentosinfantilescortos.net/cuentoinfantil-payote-el-payaso-feliz/


Bueno esto ye para ir abriendo boca al mundo del  le quedan  montón de cosas y enseguida os las subiré pero para ir abriendo boca os dejo este post.Un duendibesin


Hoy más que nunca echaré de menos a mi Miliki pero se que él me acompañará siempre en mi vida , que grande eres amigo Payaso , te extrañaré eternamente y tus canciones, ánimos y sobre todo tu mano para los niños es lo que me transmitiste desde pequeña , te estaré eternamente agradecida pues me transmitiste ese amor por hacer felices a los demás , descanse en paz gran Miliki




No hay comentarios:

Publicar un comentario