sábado, 26 de mayo de 2012

Importancia de los Proyectos en Infantil

Las nuevas tendencias hablan de la importancia que tiene el trabajo por proyectos en la Educación Infantil y la integración de los mismos en las áreas curriculares. El decidir trabajar por proyectos, no es una decisión improvisada, sino que se tiene en cuenta como el sistema educativo confiere a la etapa de Educación Infantil un sentido en sí misma, dejando de ser una etapa preparatoria para la enseñanza obligatoria. E insiste en la idea de que se trata de una etapa muy importante para el desarrollo armónico de todos los niños/as.
Con el trabajo por proyectos se fomenta que los niños sean constructores de sus propios aprendizajes, para ello es imprescindible que tengan una relación estrecha con la realidad; experimentando, manipulando, dialogando y siendo capaces de llegar a sus propias conclusiones, favoreciendo la adquisición de los objetivos generales de la etapa de infantil.
3. ¿EN QUÉ CONSISTE EL TRABAJO POR PROYECTOS?:
El trabajo por proyectos supone realizar sesiones colectivas por aulas o conjuntas los tres niveles de infantil (3, 4 y 5 años), para dar respuesta a los intereses de nuestros alumnos, al surgirles nuevas inquietudes; siendo en las actividades individuales posteriores donde estas inquietudes se convierten en nuevos aprendizajes. Se trata, por tanto, de un proceso global de acercamiento del individuo a la realidad que quiere conocer.
Abordar los contenidos desde una perspectiva globalizadora supone proponer a los niños secuencias de aprendizajes,
Elaboración de proyectos y resolución de problemas, que requieren la confluencia simultánea y/o sucesiva de contenidos de distinto tipo y de distintas áreas. En un sentido amplio, se trata de proponer a los niños que se impliquen en la realización de proyectos que respondan a sus intereses y que tengan sentido para ellos, consiguiendo que se encuentren motivados en todo momento. Supone no utilizar un material curricular editado, que por lo general está alejado de los intereses de nuestros alumnos. Con estos proyectos, los niños realizan actividades, en las que quedan plasmadas sus propias
experiencias, sus intereses, etc.
4. OBJETIVOS COMUNES A TODOS LOS PROYECTOS:
1. Iniciar el conocimiento del lenguaje escrito.
2. Utilizar las nuevas tecnologías como fuente de información.
3. Interesarse por escuchar y diferenciar sonidos.
4. Utilizar formas de expresión musical, plástica y corporal para transmitir, sentimientos y experiencias.
5. Representar y expresar aspectos de la realidad e imaginarios mediante las posibilidades simbólicas que ofrecen el juego
y otras formas de representación y exploración.
6. Enriquecer y diversificar sus posibilidades expresivas mediante la utilización de recursos y medios a su alcance, así
como apreciar diferentes manifestaciones artísticas propias de su edad.
7. Valorar las producciones propias y las de los demás.

8. Expresar vivencias, sentimiento, fantasías,...
9. Acercarse al lenguaje escrito a través de palabras significativas relacionadas con los proyectos.
10. Comprender textos orales de tradición cultural: narraciones, poesía , cuentos, canciones.
11. Favorecer el razonamiento lógico.
12. Descubrir el tamaño de distintos objetos mediante una referencia elegida.
13. Desarrollar la capacidad de escucha y atención.
14. Desarrollar la capacidad de diálogo y de participación en tareas grupales.
15. Utilizar las distintas formas de representación ( lenguaje oral, escrito, corporal y plástico).
16. Experimentar las cualidades sensoriales.
17. Adquirir una buena coordinación general del cuerpo para la ejecución de actividades de expresión y descubrir las posibilidades del propio cuerpo.
18. Aplicar la coordinación visomanual necesaria para la realización de las actividades.
19. Crear hábitos de higiene y limpieza y progresar en la adquisición de hábitos relacionados con la salud y la higiene corporal.
20. Identificar características propias de las estaciones en relación con el tiempo atmosférico, elementos naturales , prendas y hábitos.
21. Tomar conciencia de los cambios que ocurren en el entorno.
22. Establecer relaciones sociales con sus iguales desarrollando actividades de ayuda y colaboración.
23. Respetar normas de uso y conservación de materiales e instrumentos.
24. Mostrar interés y curiosidad por la comprensión del entorno que le rodea, formulando preguntas y opiniones propias.
25. Participar activamente en juegos individuales y grupales.
26. Desarrollar habilidades básicas para la investigación.
27. Conocer las normas y modos de comportamiento social y respetarlas.

5. CONTENIDOS:
Los contenidos a trabajar se organizan en las tres áreas que están establecidas para la Ed. Infantil. Aunque los
contenidos que comprenden estas áreas están clasificados en diferentes bloques de contenidos de forma independiente, en
la práctica docente los contenidos no se trabajan de forma aislada, sino que en una misma actividad nos encontramos con contenidos de diferentes áreas y por lo tanto de diferentes bloques de contenidos. De esta manera, con la forma de trabajo que aquí se presenta es complicado diferenciar en la realización de una actividad, que área y que tipo de contenido se está trabajando en ese momento. No obstante a continuación se nombran algunos de los bloques de contenido que están más
relacionados con nuestra propuesta:
- El cuerpo y la propia imagen.
- La actividad y la vida cotidiana.
- El cuidado personal y la salud.
ÁREA DE CONOCIMIENTO DE SÍ MISMO Y AUTONOMÍA PERSONAL:
- Medio físico: elementos, relaciones y medida
- Acercamiento a la naturaleza
- La cultura y la vida en sociedad

ÁREA DE LENGUAJES: COMUNICACIÓN Y REPRESENTACIÓN
- Lenguaje verbal:
a) Escuchar, hablar y conversar.
b) Aproximación a la lengua escrita.
- Lenguaje audiovisual y tecnologías de la información y la comunicación.
- Lenguaje artístico.
- Lenguaje corporal.
Con el trabajo por proyectos se contribuye al desarrollo de las siguientes competencias que se consideran
básicas para el alumnado:
· Competencia en comunicación lingüística.
· Competencia matemática.
· Competencia en el conocimiento y la interacción con el mundo físico.
· Tratamiento de la información y competencia digital.
· Competencia social y ciudadana.
· Competencia cultural y artística.
· Competencia para aprender a aprender

Al trabajar por proyectos en esta etapa se nos permite globalizar, algo indispensable en
educación infantil. A través de una base podemos trabajar todas las áreas curriculares mientras
los/as alumnos/as están embelesados/as con todo lo nuevo que les aparece, con esos
pensamientos y descubrimientos que les surgen y, por supuesto, disfrutando. Están tan
inmersos/as que no se dan cuenta de todo lo que están interiorizando, de la cantidad de ideas y
conceptos que están asimilando, ni de la construcción tan importante que están haciendo de su
aprendizaje. Es una auténtica forma de aprender interiorizando valores y conceptos sin darse
apenas cuenta y a través del juego y una metodología cercana y lúdica.
Trabajando en esta línea también se favorecen las relaciones sociales y, con ellas, normas
sociales de convivencia y valores tan importantes como la cooperación y el respeto, ya que los
proyectos facilitan el trabajo en pequeños grupos y, por tanto, ayudan a aprender a organizar el
trabajo, las ideas y a repartir responsabilidades.
Pero…, ¿cómo se trabaja realmente por proyectos en educación infantil?
Los proyectos siempre deben surgir de los intereses de nuestros/as alumnos/as, de sus
características, de sus necesidades y dudas. Y siempre deben partir de las ideas preconcebidas
de nuestro grupo- clase. A partir de ahí debemos comenzar a trabajar. Por tanto, ¿cómo
podemos introducir los proyectos en nuestra programación actual? Si dicha programación la
realizamos durante los meses de septiembre y octubre, ¿qué proyectos introduzco?¿cómo se qué
es lo que va a interesar a mis alumnos/as?, ¿cómo sé de antemano qué objetivos y contenidos
marcaré? PARECE CASI IMPOSIBLE…
Si sirve de algo, muchos/as maestros/as no introducen en sus programaciones anuales los
proyectos que van a realizar con el alumnado. Sino que abren su mente, conscientes de que van
a realizar varios proyectos a lo largo del curso, pero no saben cuáles de antemano, puesto que no
pueden conocer qué es lo que el día a día les va a ir planteando y deparando. Así que los
introducen a posteriori como trabajos de ampliación o anexos. Es decir, debemos ser flexibles
en nuestro trabajo y tener claro que hay muchas formas de programar, algunas siguiendo el
ritmo cotidiano del día a día y no de forma prefijada.
Para que un proyecto realmente funcione debe surgir en un momento determinado y
circunstancias determinadas: un pregunta de algún alumno/a, algo que ocurra en el aula, en el
centro o en el barrio que les llame la atención y que los haga preguntarse ciertas cosas; alguna
visita que recibamos.
Lo que sea, pero siempre debe ser algo que a ellos/as les despierte el interés de forma que
espontáneamente la cabeza les comience a dar vueltas en busca de respuestas. Respuestas que, a
través del proyecto, obtendrán. Si esto no es así, el proyecto no es viable. El objetivo final y
general que engloba a todos los demás, es el relacionado directamente con la respuesta a todas
sus preguntas. Todo lo demás, tratará de desarrollar actividades en el aula que realizarán y que
les interesarán en mayor o menor medida, y poco más, hasta que todos/as consideren, mediante
una evaluación de lo trabajado, que el tema ha quedado zanjado y no hay más asuntos que
exprimir.
3
Si no partimos de nuestra apertura de mente y nuestra capacidad de flexibilidad, no
conseguiremos tener la implicación necesaria por parte del alumnado que les haga buscar y
buscar para obtener respuestas a todas esas dudas y preguntas que ahora acuden a su cabeza.
Creemos que trabajar por proyectos supone el que de verdad seamos conscientes de la
importancia que tiene que los niños/as, sean los verdaderos protagonistas de su aprendizaje.
En nuestro Proyecto Curricular señalaremos como fundamental el trabajar los valores cómo:
respeto, aceptación, ayuda, cooperación etc, por ello creemos que en nuestra labor cotidiana
debemos respetar a los niños y niñas, y esto incluye sus intereses, deseos, sus necesidades etc,
ya que de esta forma es cómo trabajamos la diversidad, dando a cada niño/a la posibilidad de
expresarse y siendo todos/as quienes les ayudemos en su proceso de investigación.
Esto nos coloca en una situación muy especial pues pasamos de ser el "adulto instructor" a ser
un "acompañante" de sus procesos. Debemos por ello, cambiar de actitud, de "oradores y
transmisores de conocimientos", por una actitud de "escucha y recepción".
Escuchar realmente a nuestros alumnos/as, significa "estar atentos/as" a sus gestos, sus juegos,
sus miradas, pues sólo de esta manera seremos capaces de entender, que su natural necesidad de
aprendizaje no debe ser impuesto sino consentido.
Por esto, consideramos que esta forma tan enriquecedora de trabajar incluye a toda la
comunidad educativa y que no sólo los niños/as aprenden sino también nosotros/as junto a
ellos/as.
Trabajar así es emprender una tarea conjunta con ilusión, en la que a veces, la planificación
prevista no puede realizarse, pues día a día, nos sorprendemos y lo que ocurra en nuestra aulas
es "mágico", no importa todo aquello que con ilusión hayamos planeado, sino aquello que con
ilusión, los niños/as, han aportado, y aunque costoso, es gratificante, pues al darles la
oportunidad de ser ellos/as quiénes lleven las riendas, nos hace el que sea cierto aquello de que
"es verdad qué sabemos escuchar".
Hay que "
"agradable o maravilloso para los niños/as, pues sus intereses no siempre coinciden con los
nuestros.
El permitir que nuestros/as alumnos/as se desarrollen de forma íntegra y armoniosa, no significa
qué tengan una mera adquisición de contenidos conceptuales, sino que sean capaces de
equivocarse, de proponer, de investigar etc, pues sólo de esta manera podrán entender la
realidad que les rodea, y somos nosotros/as quienes debemos favorecer esa inquietud y propiciar
el que ellos/as sean conscientes de sus procesos de aprendizaje.
A modo de conclusión,
cambiar la mirada" y entender, que no siempre aquello que queremos inculcar, resultael papel del maestro/a supone:
o
escribir, pensar, escuchar a los niños/as y sus propuestas, dando los tiempos
necesarios para que expresen sus ideas e investigaciones sin adelantarnos y
aclararlo nosotros como adultos.
Llevar a cabo un nuevo papel del docente, en los que se den momentos para
o
sociedad.
Promover una mayor interrelación escuela-familia, y por tanto escuela
o
dé cabida a las inquietudes e intereses de los niños/as.
Realizar una determinada organización del aula, de forma dinámica, donde se
4
o
realidad.
Tener una nueva visión de la programación, más flexible y más cercana a la
o
ha de servir para algo, y estar contextualizado".
Llevar a cabo un planteamiento funcional de los aprendizajes, "lo que hacemos
o
aprendizaje, de forma interactiva.
Saber definir y dirigir los intereses y preocupaciones de los niños/as hacia un
o
Planificar las acciones.
o
realizando.
Organizar y reorganizar de forma permanente las investigaciones que se van
o
forma conjunta, dar significado a la información (analizar, clasificar, ordenar,
sintetizar, etc.)
Regular el grupo, las intervenciones, tomar decisiones negociadas, planificar de
o
rumbos y directrices por los que han de seguir los procesos.
A la hora de trabajar por proyectos, es fundamental tener en cuenta:
La realización de observaciones diarias y sistemáticas, para captar los nuevos
deseamos algo, cuando algo nos interesa mucho y por tanto hay una motivación interna,
pudiendo a partir de ahí, realizar un aprendizaje, ameno, y divertido.
pequeños proyectos que estén trabajando en el aula).
de verdad quieren hacerlo, interesándole todo lo que sea de ese tema.
Captar y partir de los intereses de los/as niños/as, ya que la necesidad surge cuando(Partir de losLos niños van a aprender porque
sus compañeros, con su familia, con su profesor/a, es quien aporta material, ideas, sus
descubrimientos, siendo cada vez más autónomo/a y desarrollando más estrategias en la
resolución de conflictos y en la toma de decisiones. Todas las aportaciones de los
niños/as, son fundamentales.
El niño/la niña es el protagonista de su propio aprendizaje, es quien investiga, solo, con
y a no dejarnos vencer pronto por las dificultades. Cada vez que solucionamos un
problema, estamos generando estructuras cognitivas nuevas, que además nos ayudarán a
resolver nuevos conflictos y a desarrollar nuevas estrategias de planificación ante las
dificultades. Con el trabajo por proyectos, investigamos, planificamos, resolvemos
conflictos, reconduciendo el proceso y ajustándolo constantemente.
No podemos hablar de fracaso, solo podemos hablar de errores que nos ayudan a crecer,
contenidos a aprender.
principios lógicos de deducción.
El trabajo por proyectos nos ayuda a estructurar, relacionar, y fijar, mejor losMediante esta metodología, los niños/as van descubriendo
debemos ofrecerles actividades cerradas que solo le permitan acertar o fallar, sino
actividades abiertas, flexibles, que permitan equivocarse y volver a reconstruir la acción
de diferente manera, potenciando el pensamiento divergente.
El niño debe descubrir el contenido, organizarlo, elegir y construir, por tanto no
proceso educativo, siendo fundamental su apoyo e implicación para poder llevar a cabo
el proyecto. La familia ayudará al niño/a a buscar información, adaptándola para que
sea el propio niño/a quien haga participes a todos los demás de su descubrimiento,
convirtiéndose en el protagonista de su proceso de aprendizaje, sintiéndose importante y
único/a ante los demás.
Es importante tener en cuenta la colaboración y aportación de las familias en el
cooperativo. El hecho de trabajar un grupo sobre el mismo tema, les lleva a compartir,
debatir, investigar, produciéndose una verdadera comunicación entre todos en el aula, y
aprendiendo a considerar las opiniones de los otros.
Usamos el conflicto socio-cognitivo, con el diálogo, la interacción y el trabajo
educación y del desarrollo. Comenzando el trabajo por proyectos al finalizar el aula de
2-3 años, cuando los niños llegan a la clase de 5-6, tienen variedad de recursos, para en
muchas ocasiones ser ellos/as mismos/as quienes organizan y debaten por donde ha de
seguir la investigación y qué es de verdad lo que queremos aprender.
En resumen y a modo de conclusión, trabajar hoy en día por proyectos requiere en primer lugar,
un cambio de actitud del docente en cuanto a su práctica cotidiana y una reflexión profesional
que tenga como resultado una intención clara y bien definida de trabajar de forma diferente. Las
asambleas de clase y los espacios y tiempos dedicados a escuchar de verdad las aportaciones del
alumnado, se convierten así en interesantes espacios de partida donde evaluar, en un primer
momento los temas que se pueden empezar a trabajar y a partir de aquí, recopilar todo tipo de
fichas y actividades, diseñar actividades y pedir colaboración a todos los agentes de la
Comunidad educativa para comenzar la andadura.
Estos temas se irán trabajando hasta que consideremos todos juntos/as que hemos conseguido
conocerlo con detalle y hasta el máximo de sus posibilidades, teniendo en cuenta el nivel de
aprendizaje de nuestro alumnado.
La capacidad de cambios, mejoras, sugerencias, modificaciones de rumbo, etc…, debe ser
constante y las evaluaciones, deben llevarse de forma constante. Inicial para conocer de dónde
queremos partir, constante y sumativa, para aportar cambios y soluciones, mejoras y novedades,
de forma que no decaiga la motivación de nuestro alumnado y final, para determinar si se han
logrado nuestros objetivos y si hemos agotado ya el proyecto de trabajo y queremos comenzar
otro totalmente diferente o bien enlazar en anterior con el siguiente, de forma coordinada y
globalizada.
La enseñanza y el aprendizaje han de apuntar hacia la "autonomía" como finalidad de laAsí que os inaguro una nueva sección Los Proyectos donde se incuirán proyectos , centros de interés o unidades didácticas muy variadas, espero os resulten utiles .Un besazo


ÁREA DE CONOCIMIENTO DEL ENTORNO:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada